ER Diario
18/01/2021

Murió el dirigente Slejandro Sologuren

Referente del PCR y la CCC. Había sido internado por un problema renal.

Este lunes 18 de enero murió Alejandro Sologuren, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), militante del Partido Comunista Revolucionario (PCR)  y del Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP) de Entre Ríos, que actuaba en la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

Inició su actividad política antes del golpe de Estado cívico, militar y clerical de 1976 y continuó hasta último momento. Es recordado por participar en las protestas en contra del gobernador peronista Mario Moine y su política de despidos. También por organizar a los trabajadores desocupados en los momentos de derrumbe de la convertibilidad desde el 2001.

Había sido internado por una falla renal en una clínica de la capital entrerriana por una falla renal. Luego, la situación se complejizó por un problema respiratorio. Había tenido Covid-19 en el último tiempo pero se había recuperado.

 

El recuerdo del PTP y del PCR

Fue uno de los armadores de la Federación de Centros de Estudiantes Secundarios antes del Golpe de Estado de 1976, en el calor de la lucha por el boleto estudiantil. Enfrentó el Golpe denunciando su preparación desde mucho antes del 24 de marzo, ya como universitario en la UTN Regional Paraná formando una agrupación que puso eje en la denuncia de los preparativos  golpistas, y permaneció en el país resistiendo contra la dictadura. Habían detenido camaradas y otros eran buscados. Participa en campañas por la libertad de los presos y la denuncia de la dictadura y sus planes, así como la lucha por evitar la guerra con Chile por el canal de Beagle.

Ingresa a la administración pública como técnico por concurso en telecomunicaciones de la provincia y como afiliado a ATE es parte del grupo que con Edgardo Massaroti recupera la seccional provincial, con Víctor De Genaro a nivel nacional. Como militante y dirigente de ATE participa de hitos como la lucha contra los despidos de Moine. Como responsable de organización del gremio lo fortaleció para sus trabajadores. Conformó y organizó la CCC de trabajadores ocupados, desocupados y jubilados. Promovió siempre la conformación de Multisectoriales para enfrentar las políticas entreguistas de Memen en los ’90 y denunció el hambre del pueblo, sus causas y consecuencias, con los gobiernos de Montiel y De la Rúa, siendo una figura clave en las históricas jornadas de 2001 y en la posterior lucha por justicia para Eloísa Paniagua, Romina Ituraín y nuestro compañero de la CCC, José Daniel Rodríguez. Militó por unir fuerzas contra las políticas antipopulares junto con todos los sindicatos, chacareros y pequeños productores de la ciudad y del campo, comerciantes, organizaciones sociales y políticas populares. Desde la CCC acompañó y promovió las diversas luchas que seguimos dando contra la violencia de género, por los derechos de las mujeres y por cultura y deporte del movimiento “Ni Un Pibe Menos por la Droga”.

Miles de compañeros y compañeras que han compartido la calle con Alejandro pueden dar cuenta de su sensibilidad hacia la situación de las y los más humildes, de la coherencia inquebrantable en sus ideas clasistas y su desprecio por la oligarquía en sus diferentes manifestaciones. Su vida entera es una línea de continuidad en la lucha por una Argentina libre y soberana para las y los trabajadores y el pueblo. Su convicción antiimperialista lo llevó además a compartir las luchas de todos los pueblos oprimidos del mundo, destacándose sólo por ejemplo en la organización de las marchas y movidas que en Paraná se realizaron en ocasión de la invasión yanqui a Irak, en 2003, entre tantas otras peleas en las que puso las luchas antiimperialistas de los pueblos de Lationamérica y del mundo como brújula y bandera. Ferviente militante de las causas por la soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas y por los derechos soberanos del pueblo de Palestina; aún en los tiempos en que más afectado por su salud estuvo, siguió dando batalla. Su empuje por el sueño colectivo de Tierra, Techo y Trabajo para el pueblo en nuestro país, lo llevó a ser uno de los impulsores principales de la confluencia de “los Cayetanos” para la lucha en los durísimos años del gobierno de Cambiemos. Sumó sus fuerzas a la construcción, desde el PTP, del Frente de Todos, para terminar con el oprobio que significó esa etapa para nuestro pueblo y nuestro país.

Abrazamos fuerte a sus hijas Desiré, Leticia y Elisa, a su compañera Silvia y a todos y todas quienes lo han querido.

Lo vamos a recordar luchando, redoblando nuestro compromiso por las causas populares y antiimperialistas, que es el mejor modo de honrar su vida. Si algo no querría Alejando es vernos parar, caer, resignarnos y abandonar este camino.

Por el contrario, seguiremos. Y desde hoy y para siempre, en nuestras luchas, gritaremos bien fuerte:

¡¡¡COMPAÑERO ALEJANDRO SOLOGUREN, PRESENTE; AHORA Y SIEMPRE!!!

Entre Ríos Diario