ER Diario
10/04/2021

«Libertad, cuidado y estabilidad económica», la consigna de Políticas para la República

"Se dejó a la ciudadanía en segundo lugar", dicen.

Ante el nuevo decreto de la Administración Fernández que estable restricciones a la circulación, entre otros aspectos, en virtud del número creciente de casos positivos de Covid-19 en el país, desde el espacio político Políticas para la República publicaron un documento que titularon “Apostamos por la libertad del ciudadano, el cuidado y la estabilidad económica”.

«Se dejó a la ciudadanía en segundo lugar», advirtieron en primer lugar y argumentaron que se corre el riesgo de que «nuevamente la economía se vea afectada». «Sectores como el gastronómico, hotelero, aquellos vinculados a los eventos sociales privados y del turismo, quienes fueron los primeros en cerrar y los últimos en volver, cuando nuevamente comenzó a salir el sol para ellos, se les imponen este tipo de medidas perjudicándolos, sin darles una clara solución», ejemplificaron.

También marcan críticas a la política sanitaria: «Hoy escasean los testeos y eso se comprueba a diario con los índices de positividad, que en un año no bajaron a niveles recomendados con la OMS. Esto se suma a una política de vacunas que demostró no funcionar como se esperaba, lo que dejó en claro el deficiente y casi nulo plan del gobierno para luchar contra esta situación».

El documento completo

El Presidente Alberto Fernández dio a conocer medidas a tomar con el objetivo de frenar la cantidad de contagios de COVID-19. Las decisiones del Gobernador de Entre Ríos, y de muchos intendentes entrerrianos continuaron esta misma línea, donde se dejó a la ciudadanía en segundo lugar.

Si bien se sostendrá la idea de que éstas decisiones son para cuidar al ciudadano, debemos decir que el COVID-19 no es la única enfermedad que estamos atravesando. No vamos a ocultar algo evidente como es una pandemia, pero bien sabemos que tomando la decisión de comenzar a cerrar diferentes actividades, por segunda vez, hacen que el resto de las patologías no puedan ser atendidas, que muchas enfermedades aparezcan a causa del cese de su actividad, y que nuevamente la economía se vea afectada. Muchos empresarios, comerciantes, emprendedores aún no se pudieron recuperar del primer cierre total.

Se habla de los trabajos esenciales, pero claramente sabemos que todo trabajo es esencial para aquellos que viven de él. Sectores como el gastronómico, hotelero, aquellos vinculados a los eventos sociales privados y del turismo, quienes fueron los primeros en cerrar y los últimos en volver, cuando nuevamente comenzó a salir el sol para ellos, se les imponen este tipo de medidas perjudicándolos, sin darles una clara solución.

Y ahora las preguntas claras son: Si ya se tomó la decisión de cerrar las actividades en su momento y no funcionó, ¿por qué se busca continuar por el mismo camino? ¿Acaso todo lo que fue sucediendo estos meses no sirvió para pensar otra salida? ¿Cómo le explicamos a los damnificados que deben cerrar sus comercios y emprendimientos nuevamente? Vivimos en un momento de incertidumbre total, donde los encargados de elaborar las nuevas medidas y darlas a conocer, son poco claros, y eso genera la impaciencia de la sociedad.

En primer lugar, como hemos manifestado anteriormente, es inadmisible la restricción de circulación, una garantía constitucional suspendida sin utilizar las herramientas institucionales que tenemos como Nación. Llevamos un año en dónde en nuestro país se viene avasallando a los ciudadanos haciendo pasar por tolerable algo que no lo es bajo ningún punto de vista.

Hace unos días se dio a conocer el registro de pobreza en las provincias de nuestro país, el cual arrojó que Entre Ríos se encuentra en el tercer lugar. ¿Qué se hace para afrontar esta situación? Se toman medidas que claramente golpean todos los sectores que dinamizan la economía.

“Testear, aislar, rastrear”, son palabras que escuchamos en cada anuncio.  Hoy escasean los testeos y eso se comprueba a diario con los índices de positividad, que en un año no bajaron a niveles recomendados con la OMS. Esto se suma a una política de vacunas que demostró no funcionar como se esperaba, lo que dejó en claro el deficiente y casi nulo plan del gobierno para luchar contra esta situación.

Es momento de abrir los ojos, de buscar un camino para cuidarnos entre todos, pero que ese camino no sea terminar destruyendo la frágil economía que nos queda como sociedad. Quienes ponen su esfuerzo en el país día a día, comerciantes y emprendedores, están sufriendo constantemente las decisiones que se toman a raíz de la pandemia, sin encontrar una salida a estos problemas.

Compartimos que debemos cuidarnos. Reconocemos a la pandemia como un problema, pero creemos que debe ser abordado de manera pensada y planificada, en la cual se tenga un plan integral de apoyo a la sociedad, marcando un horizonte claro, predecible para las personas. Los gobiernos deben estar para brindar soluciones y, por sobre todo, servirles de forma responsable para su desarrollo integral.

Entre Ríos Diario