ER Diario
12/05/2020

La Justicia es un “conventillo cheto”, dicen en la UCR

El Comité Provincial se refirió a la pelea entre dos de los vocales del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos.

El Comité Provincial de la Unión Cívica Radical (UCR) afirmó que la fuerte pelea entre dos de los vocales del máximo Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos ha convertido al Poder Judicial en un “conventillo cheto” en el que priman “el egocentrismo” y “las viejas luchas por poder que tienen un par de millonarios” por sobre la imperiosa necesidad de mejorar el servicio de justicia y transparentar su accionar.

“Hace tiempo que el Poder Judicial -tanto a nivel provincial como nacional- refleja desprestigio, genera desconfianza, ha dado muestras de escasa transparencia y ha alimentado la convicción de que su independencia es sólo un concepto vacío”, sostuvieron desde el Comité Provincial de la UCR.

En este marco, hicieron referencia a la “escandalosa pelea mediática” de dos de sus miembros: la vocal Susana Medina de Rizzo y el vocal Emilio Castrillón.

Para las autoridades del centenario partido, esta “disputa por poder ha convertido al Poder Judicial en un conventillo cheto” en el que prima “el egocentrismo de un par de millonarios por sobre la imperiosa necesidad de mejorar el desempeño de la justicia y transparentar su accionar”.

Luego recordaron que “no es la primera vez que las explosiones mediáticas hacen mella en la labor seria y reservada que deben tener los más altos referentes de la Justicia entrerriana”. En tal sentido, mencionaron el tembladeral que Castrillón desató en diciembre pasado cuando explicó sus argumentos para declinar su postulación a renovar la conducción del máximo tribunal de la provincia. “En esa oportunidad dijo que no se iba a entregar a las mafias y se despachó con fuertes dichos que salpicaron a la Procuración y con declaraciones que denunciaban la injerencia del Poder Ejecutivo en el Judicial”, señalaron desde el Comité.

“Si bien nunca la mencionó públicamente, es archiconocida la vieja rivalidad que existe entre Castrillón y la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, sobre quien pesa la etiqueta de hábil operadora política que juega para sí y su cooperativa siempre ávida de poder, pero que prefiere el silencio cuando su Ministerio se mancha de sangre debido a su inoperancia”.

Entre Ríos Diario